MEDIO AMBIENTE

EURO SEATING fabrica sus butacas respetando rigurosamente el medio ambiente en todos y cada uno de los procesos productivos. Estos métodos de producción suponen un valor añadido estratégico y un firme compromiso de desarrollo eco-sostenible. Esta filosofía, junto con el carácter innovador de la empresa, ha dado como resultado materiales con un mínimo impacto en el medio ambiente, tanto en el proceso de fabricación como al final de su vida útil.

Cabe destacar nuestra línea de butacas ECO, butacas respetuosas con el medio ambiente en acabado imitación a madera, pero realizadas en material sintético y cuyo objetivo principal es la conservación de los recursos naturales, especialmente la madera, uno de los materiales más nobles y clásicos que nos rodean y que refleja perfectamente la importancia del cuidado y respeto por la naturaleza.

REDUCCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL


Creemos en el desarrollo sostenible y la protección del entorno, por lo que tratamos de reducir cualquier impacto negativo que pueda derivarse de nuestra actividad. Para ello, tenemos siempre muy presente en el diseño de nuestras butacas cada detalle desde los procesos productivos, pasando por la vida útil de la butaca hasta su destino al final del periodo de su uso la huella medioambiental de todo el proceso sea mínima.


Los polímeros técnicos de alta calidad están presentes en la mayoría de nuestras butacas, incorporando avances tecnológicos, mejorando la calidad de vida y asegurando un aprovechamiento eficaz de los recursos naturales.

DESARROLLO SOSTENIBLE
A TRAVÉS DE LA GESTIÓN DE LOS BOSQUES


Euro Seating está comprometida con el medio ambiente y los productos forestales que utiliza proceden de bosques gestionados de manera sostenible.


PEFC y FSC son sistemas de certificación forestal con el objetivo de asegurar que los bosques del mundo satisfagan los derechos y necesidades sociales, ecológicas y económicas de las generaciones presentes sin comprometer los de las futuras.


Actualmente en el mundo hay más de 450 millones de hectáreas de bosques certificados. Los sellos de certificación ofrecen la garantía de que esta extensa superficie forestal está siendo gestionada sosteniblemente, desde una óptica ambiental, social y económica.